jueves, 10 de mayo de 2012

Silencio...


El silencio se esconde
 me toca, se ríe, se sonroja,
vaga lentamente y luego
a una esquina de la calle se asoma,
habita en las luces rojas. 

El silencio carcajea,
se oculta en el rumor de las olas,
 me mira, se burla,
 callándose toca mi boca.
 Entonces muda quedo,
 imitando el cantar de una roca,
 absorta, sumida, pensando,
 tan perdida, tan silenciosa.

 El silencio me visita, 
con su boca me provoca, 
escupe llamaradas
 luego me deja sola.
 Me escucha, me protege
 y cuando llega el día 
me besa y me abandona.

viernes, 4 de mayo de 2012

Oscura soledad



Vendrás de nuevo
a visitar mi cama,
como cada noche,
como cada madrugada.
Sonreirás en silencio
mientras me observas y callas,
como yazco dormida entre las sábanas.
Inamovible, sorda y ciega,
sumida en mundos de hadas,
llenos de recuerdos
como esa gran caja
de juguetes viejos,
que hace tiempo no mirabas.
Imperceptible vida
en esta oscura morada,
pero me miras y observas,
sin decir una palabra.
Fiel, oscura y silenciosa,
tranquila, plácida y callada,
tan misteriosa,
como esa negra dama,
que arrancas las vidas
sin decir apenas nada.
Te pueblas de estrellas
y luceros del alba,
deseas sentirte acogedora
y te sientes tan helada...
Cada noche me cuentas,
que has perdido tu corazón de plata,
te lo ha robado la noche
y se la ha puesto de medalla.

jueves, 3 de mayo de 2012

Como de un hilo...


Prenden como de un hilo,
miles de estrellas,
miles de sueños,
como angostas veredas
que tras secarse,
echan de menos la hierba
que adornaba sus orillas
y renacía entre las piedras.

Luz intermitente,
transparentes latidos,
ensimismados como miradas,
dirigidas al cielo infinito.
Pálida y seca luz
que irradia un astro fijo
de distante y serena música
casi sin son y sin ritmo.

Silenciosas, oscuras y azules
son las estrellas de la noche,
tras su zumbido de águila
encienden campanas y sones,
que conquistan silenciosos 
a tantos corazones.

La boca entreabierta
para sentir sus roces,
los oídos expectantes
nos traen delicadas voces.

Han dejado que mi boca
mire al cielo encandilada,
han dejado que mis ojos
no puedan decir palabras,
han dejado el corazón
palpitante en la mañana,
mirando a las estrellas,
apagarse de madrugada,
esas eróticas luces
como Adán con su manzana.

Miradlas, miradlas que bellas son,
miradlas como se apagan.

martes, 1 de mayo de 2012

Me sigues creciendo...



Respira tu fría boca
parece quebrarse en sueño,
tus labios que se humedecen
con un frágil arroyuelo,
tus ojos claros recuerdan
el parpadear gris del cielo,
tu mirada traicionera
que me protege en silencio,
tu cuerpo entero equilibra
en conjunto mi universo,
apartarme yo quisiera
dentro me sigues creciendo.
Flapping Purple Butterfly