viernes, 11 de octubre de 2013

Se dejó a medias un café.

 
Se dejó a medias un café,
la luz del baño encendida,
un beso robado en la mejilla,
y la explicación de un porqué.

Salió raudo por la puerta,
dejando atormentada la mañana,
con la sensación de no olvidar nada,
y una sonrisa breve y cierta.

Con la satisfacción del volveré,
pero un no sé cuándo,
ni tampoco cómo lo hago
y menos aún, porqué.

Quizá cuando todo esté calmo,
quizá cuando el corazón,
se acompase a la razón,
y le pida estar a mi lado.

Mientras saborea ese café ( a medias),
espera al caer la tarde,
sintiendo como se consume y arde
el recuerdo  de lo vivido ayer.

Echando de menos,
el camino recorrido,
pero no queda tan lejos,
la simpleza de todo lo vivido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly