sábado, 2 de noviembre de 2013

Camino al mar...



Hubo un tiempo,
en el que me sentí como un pez
respirando fuera del agua,
abriendo grande mi boca,
para llenar de nada
cada uno de mis dos pulmones.

Entonces llegaste tú
me cogiste entre tus manos
firmes, cálidas, dulces...
y me mostraste de nuevo,
con paso lento pero seguro,
el camino hacia el mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son la sangre que corre por las venas de este blog. Así que dale vida.

Flapping Purple Butterfly